Suscríbete a nuestro blog
y recibe actualizaciones en tu e-mail

La importancia de las nuevas tecnologías en el proceso educativo

Publicado por: Avalon Blog
Fecha: abril 10, 2017

Temas:
Docentes, Educación, Responsabilidad, Tecnología

En el contexto docente, existen numerosos elementos relacionados con el universo TIC como el correo electrónico o las plataformas virtuales, siendo estas últimas “una de las prácticas de aula más demandadas” (Morales Cabeza, 2014, p. 40). En este sentido, profesores y alumnos se sirven de las TIC como herramientas en la enseñanza y aprendizaje según diferentes aspiraciones: desde la mera búsqueda de información hasta la realización de actividades en línea; vertiente esta última que goza de mayor aplicación en las clases de enseñanza de segundas lenguas, de acuerdo con las tres funciones básicas (información, comunicación y soporte didáctico) que habría de satisfacer cualquier uso de Internet desde la perspectiva educativa (Cfr. Marquès, 1998). Asimismo, las últimas tendencias en didáctica vienen apoyando una metodología comunicativa. Han surgido, sin embargo, voces escépticas que cuestionan la aplicación de las TIC a esta metodología, ya que no resulta fácil trabajar con ellas aspectos como la comunicación y la destreza oral de la lengua. De cualquier forma, herramientas como el correo electrónico, los foros o las listas de distribución, entre otros, han conseguido reproducir las situaciones de comunicación real (Contreras Izquierdo, 2008). No debe olvidarse que, como cualquier otra herramienta docente, las TIC presentan ventajas, pero también inconvenientes. Entre las primeras:

  • Aumento del interés del alumno por el aprendizaje de segundas lenguas, lo que contribuye a su motivación y creatividad
  • Impulso del aprendizaje autónomo, mediante el cual el alumno tiene la capacidad de elección y se le otorga una autonomía en el proceso de aprendizaje
  • Acceso no lineal a la información y el protagonismo del alumno en cuanto a la adquisición de nuevas lenguas

 

 

Asimismo, como apuntan Basterrechea Moreno y Juan Lázaro (2005), la mayoría de los factores positivos que aportan las TIC en el proceso educativo favorecen la adquisición de la competencia comunicativa en una lengua. Sin embargo, los recursos TIC presentan algunos inconvenientes:

La falta de control de la calidad, ya que el mundo de Internet es tan amplio que no se pueden verificar si las fuentes consultadas son fiables o no.

  • La carencia de ordenadores en la mayoría de los centros educativos
  • Los derechos de propiedad intelectual
  • La falta de formación de algunos profesores en este ámbito, entre otros

Es evidente una notoria mejoría en el último apartado. No obstante, no ha de olvidarse que Prensky (2001) defendía que los docentes deben convertirse en inmigrantes digitales, debido a que los alumnos que han crecido con las nuevas tecnologías (los nativos digitales), trabajan de manera diferente. Por ello, los profesores deberían cambiar la metodología tradicional para adaptarse al ritmo y las necesidades de los alumnos digitales. Es un hecho que las formas tradicionales de interacción han cambiado con las TIC; de la interacción cara a cara entre los interlocutores se ha pasado a una interacción entre los alumnos, que puede ser sincrónica (en tiempo real: chat, vídeo) o asincrónica (en tiempo no real: correo electrónico, foro). Las posibilidades de interacción también han aumentado: de una interacción limitada, con un reducido número de participantes (mediante el teléfono, el correo postal, etc.), se han incrementado las personas con que interactuar de forma directa (a través de los ciberblogs, las redes sociales, etc.) mediante el trabajo colaborativo (Pellicer Palacín, 2013). De igual modo, los papeles del profesor y del alumno se han visto modificados. El enfoque comunicativo de los años ochenta del siglo pasado supuso un cambio drástico en las funciones didácticas de ambos participantes, pues el profesor pasaba a ser un consejero y el alumno se convertía en el centro del proceso de aprendizaje (Richards y Rodgers, 2001). Todo ello con vistas a una enseñanza directa, si bien no deben olvidarse las funciones del docente en un proceso educativo semipresencial, aunque converjan en muchos aspectos como los objetivos y contenidos docentes. Provencio Garrigós y Juan Lázaro (2005) señalan las siguientes:

  • Presentador, facilitador y posibilitador del aprendizaje
  • Guía y orientador
  • Organizador/planificador
  • Fuente de recursos/de información
  • Diseñador de contenidos, actividades, materiales
  • Dinamizador de grupos
  • Motivador del aprendizaje
  • Moderador
  • Evaluador
  • Investigador
  • Mediador con el equipo docente, técnico y administrativo

 

 

En cuanto al rol del alumno, los autores mencionados proporcionan un decálogo de consejos y compromisos que debe seguir el estudiante, entre los que destacan los conceptos de comunicar, compartir, contribuir, cooperar, comprometer y confiar. Por otra parte, es importante mencionar el lugar de los materiales en esta nueva era digital. Tradicionalmente, han sido libros de texto en torno a los que el profesor o equipo de profesores desarrollaban otras actividades e incorporaban herramientas complementarias. Sin embargo, con la llegada de las TIC, la asimilación de contenidos se realiza mediante una percepción más intuitiva y visual que, además, beneficia al estudiante, que ve aumentada su capacidad retentiva. La integración de Internet en el aula ofrece, además, ventajas que profesor y alumno han de aprovechar al máximo, ahora bien, con un adecuado conocimiento previo. No existe certeza absoluta sobre qué cambios podrían incorporarse en el futuro. Puede vaticinarse, eso sí, que “la próxima generación no hablará de nuevas tecnologías, sino que esta tecnología se hará transparente por cotidiana; será un instrumento más” (Prado Aragonés, 2004, p. 382). Por tanto, se ha de prestar atención en todo momento a los nuevos retos en tecnología educativa (Cabero Almenara y Barroso Osuna, 2015) sin olvidar que, en el fondo, todo consiste en “acercar los cambios que supone en la esfera de la enseñanza los cambios que se realizan en la esfera tecnológica (Herrán y Paredes, 2013, p. 158).


Fuente

La importancia de las nuevas tecnologías en el proceso educativo. Propuesta didáctica TIC para ELE: mELEndien7dias, por Diego Jiménez Palmero, Marina Mora Núñez y Roberto Cuadros Muñoz, Universidad de Sevilla.